La patología de Osgood Schlatter se da principalmente en el crecimiento, en niños entre 12-15 años que practican una actividad deportiva intensa.

Consiste en un desgarro de la tuberosidad de la tibia, en la inserción del tendón rotuliano por excesiva tensión de este y de la musculatura del cuádriceps.

El exceso de actividad deportiva, principalmente saltos como en baloncesto, voleibol y carreras de velocidad como atletismo, fútbol, fútbol sala… lleva a un desarrollo y tensión excesiva de la musculatura del cuádriceps.

Este músculo desarrolla demasiada fuerza para el crecimiento óseo y tendinoso existente a una temprana edad, lo cual provocará un arrancamiento del periostio, provocando a su vez una calcificación en la inserción del tendón.

Los síntomas son claros, dolor agudo en la inserción y protuberancia ósea. 

Para paliar estos síntomas se recomienda el cese de actividad deportiva, sino total al menos parcialmente. También debemos realizar la aplicación de frío durante 10-15 minutos 3 veces al díaMasaje para descargar la musculatura y la aplicación de una cinta o vendaje funcional sobre el tendón rotuliano.

Normalmente la cirugía no es necesaria pues si se siguen todos los pasos de recuperación un cuerpo joven sana perfectamente. Aunque si la cronicidad de la lesión nos lleva a protuberancia ósea esta nos acompañará de por vida.

Podemos prevenir esta lesión con un plan de entrenamiento/juego adecuado para los niños. Un entrenamiento excesivo puede ser desencadenante de cualquier lesión. Además de buenas sesiones de estiramientos para aliviar la tensión muscular.

Escuela Praxis
Colabora:
dePiesyManos
www.depiesymanos.com

¡No te pierdas nada!

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a nuestra Newsletter. Serás el primero en recibir lo último de nuestra Escuela. Novedades, ofertas...

GRACIAS! Bienvenid@!

Share This